Index ScientificPsychic.com - Expand your mind, improve your body, have fun

Microorganismos que causan las enfermedades de transmisión sexual

En México, el 53% de la población tiene su primera unión sexual entre los 15 y los 19 años de edad.[1] En los Estados Unidos, la mitad de los adolescentes han perdido su virginidad a los 16 años.[3] Muchos de estos jóvenes no saben como protegerse de infecciones venéreas, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que aproximadamente 19 millones de enfermedades de transmisión sexual (ETS) fueron reportadas durante 2006. La mitad de estas infecciones ocurrieron en personas de 15 a 24 años de edad. Más de un millón de casos de clamidia fueron reportados — un nuevo récord para una enfermedad de transmisión sexual.[2]

Auguste Rodin - El Beso 
Auguste Rodin - El Beso

Las enfermedades de transmisión sexual, también llamadas enfermedades venéreas, son enfermedades infecciosas causadas por bacterias, virus y protozoos que utilizan el cuerpo humano para reproducirse. Las enfermedades sexuales que no reciben tratamiento médico pueden causar graves problemas de salud, incluso la infertilidad y la muerte. Las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes son: clamidia, gonorrea, hepatitis, herpes genital, virus del papiloma humano (VPH), sífilis, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), y la tricomoniasis. Si usted sospecha que tiene una enfermedad de transmisión sexual, visite a un médico o clínica donde pueda ser examinado y tratado. Posponer el tratamiento por modestia o por sentir vergüenza sólo permitirá que la infección se propague y se agrave.


Chlamydia trachomatis
Bacteria Chlamydia trachomatis

Clamidia
La clamidia es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Aproximadamente tres cuartas partes de las mujeres y la mitad de los hombres no tienen síntomas inmediatamente después de una infección. Los síntomas aparecen generalmente de una a tres semanas después de la exposición a las bacterias y se manifiestan como una sensación de ardor al orinar o como una descarga anormal de la vagina o el pene.

En las mujeres, una infección no tratada puede propagarse al útero y a las trompas de Falopio causando inflamación pélvica que puede provocar daños permanentes en el útero y los tejidos circundantes. El daño puede eventualmente causar dolor pélvico crónico, infertilidad y embarazos ectópicos (fuera del útero). Las complicaciones son menos frecuentes en los hombres, pero una infección que se propaga al epidídimo, los conductos que llevan el esperma de los testículos, puede causar dolor y fiebre.


Neisseria gonorrhoeae
Neisseria gonorrhoeae
 rodeada por células blancas
  

Gonorrea
La gonorrea es causada por Neisseria gonorrhoeae, una bacteria que puede propagarse en la uretra de los hombres y las mujeres, y en el tracto reproductivo de las mujeres, incluyendo el cuello del útero, el útero y las trompas de Falopio. La gonorrea es una enfermedad infecciosa muy común. En los EE.UU. más de 700,000 personas se infectan por gonorrea cada año. La gonorrea se transmite por contacto íntimo con los órganos infectados, y las bacterias también pueden infectar la boca, la garganta y los ojos.

Los síntomas de la gonorrea aparecen de dos a cinco días después de la infección, pero pueden tardar hasta 30 días en aparecer. En los hombres, los síntomas incluyen una sensación de ardor al orinar, o una secreción blanca, amarilla o verde del pene. Además, los testículos pueden doler o inflamarse. Las mujeres infectadas con gonorrea a menudo no muestran síntomas o los síntomas pueden ser tan inespecíficos que la enfermedad se puede confundir con una infección vaginal o de la vejiga (cistitis). Los síntomas finalmente progresan hasta que la mujer infectada siente dolor o ardor al orinar, y tiene un aumento de secreción vaginal y hemorragia vaginal entre períodos. La gonorrea no tratada puede causar problemas graves y permanentes como la infertilidad o infecciones de la sangre o de las articulaciones que pueden ser fatales.

La gonorrea ha desarrollado resistencia a los antibióticos desde la década de 1960, y algunas cepas son resistentes a la penicilina, las tetraciclinas y las fluoroquinolonas como Cipro. Estas cepas resistentes ahora solamente pueden tratarse con cefalosporinas pero con mayor dosis que antes. Los epidemiólogos recomiendan que el tratamiento de la gonorrea se verifique con un examen adicional para asegurar que la infección se haya curado.


Trichomonas vaginalis
Trichomonas vaginalis
 es un parásito protozoario
  

Tricomoniasis
La tricomoniasis es causada por el parásito protozoario Trichomonas vaginalis. El parásito se transmite por contacto sexual con una persona infectada. Se estima que en los Estados Unidos 7.4 millones de nuevos casos de tricomoniasis ocurren cada año. Los hombres con tricomoniasis usualmente no tienen síntomas, excepto por una ligera irritación dentro del pene después de orinar o eyacular. En las mujeres, los síntomas generalmente aparecen de 5 a 28 días después del contagio e incluyen irritación y picazón en el área genital, y un flujo vaginal espumoso de color amarillento con un olor fuerte. La inflamación causada por tricomoniasis aumenta la susceptibilidad de una mujer a la infección por VIH si ella se expone al virus.

La tricomoniasis usualmente puede curarse con una sola dosis oral de metronidazol o tinidazol. Los dos miembros de una pareja deben tratarse al mismo tiempo para eliminar el parásito y evitar que un hombre infectado sin síntomas o cuyos síntomas hayan desaparecido pueda volver a infectar a la mujer.


Treponema pallidum
Treponema pallidum
 una bacteria espiroqueta
  

Sífilis
La sífilis es causada por Treponema pallidum, una bacteria con forma espiral transmitida por contacto directo con un chancro sifilítico. Estas lesiones pueden ocurrir principalmente en los órganos genitales, pero también pueden aparecer en los labios y en la boca. Una mujer embarazada infectada con sífilis puede pasar la enfermedad a su bebé. Para evitar la propagación de enfermedades como la sífilis, muchos países tienen leyes que requieren que las parejas se sometan a un examen de sangre antes de que puedan casarse.

La sífilis era casi siempre mortal antes del descubrimiento de la penicilina. Hoy en día, la sífilis es relativamente fácil de curar con antibióticos en personas que han sido infectadas por menos de un año. Sin tratamiento, la enfermedad se desarrolla en tres etapas:


Human Immunodeficiency Virus
Virus de la Inmunodeficiencia
 Humana (VIH)
  

Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)
El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es el virus causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El SIDA debilita el sistema inmunológico y disminuye la capacidad del cuerpo para defenderse contra las infecciones bacterianas comunes. El SIDA se reconoció por primera vez en 1981 y es ahora una de las causas principales de muerte por enfermedades infecciosas en el mundo. La mayoría de las muertes por SIDA se deben a infecciones oportunistas que normalmente no pondrían en peligro la vida de personas con un sistema inmunológico saludable. El SIDA causó 2.9 millones de muertes in 2006, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que ese mismo año 39.5 millones de personas estaban infectadas con el VIH/SIDA. Más de 25 millones de personas han muerto de SIDA desde 1981.

El virus de inmunodeficiencia humana se encuentra en la sangre, semen, fluido vaginal y leche materna de las personas infectadas. En general, las personas adquieren la infección al ponerse en contacto con fluidos corporales de una persona infectada, ya sea por contacto sexual o al compartir agujas contaminadas. Los niños pueden ser infectados por sus madres al nacer, o por medio de la leche materna. Algunas personas también se han infectado a través de transfusiones de sangre o por contacto con equipo médico contaminado, aunque estos riesgos han disminuido a medida que métodos más estrictos se han adoptado para seleccionar los donadores de sangre y para procesar la sangre.


Virus del Papiloma Humano (VPH)
Virus del Papiloma Humano (VPH)
  

Virus del Papiloma Humano (VPH)
El virus del papiloma humano o VPH es una familia que incluye más de 100 tipos o cepas diferentes del virus. Algunas cepas de VPH causan verrugas en las manos y la cara, pero otras cepas de VPH se propagan principalmente por contacto sexual e infectan el área genital de los hombres y las mujeres. La mayoría de las personas que se infectan con el VPH no tienen síntomas, y la infección desaparece sin intervención médica. Algunas cepas del VPH pueden resultar en anormalidades leves en la prueba de Papanicolaou o pueden causar verrugas genitales, mientras que las cepas de VPH de "alto riesgo" causan pruebas anormales de Papanicolaou y pueden conducir al cáncer del cuello uterino, vulva, vagina, ano o pene.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que cuando menos la mitad de los hombres y las mujeres que son sexualmente activos adquieren una infección genital por VPH en algún momento de sus vidas, y a los 50 años de edad, por lo menos el 80 por ciento de las mujeres han adquirido una infección genital por VPH. Como la mayoría de las personas infectadas no presentan signos o síntomas, el virus se puede transmitir por contacto sexual sin saberlo. La mayoría de las mujeres son diagnosticadas con el VPH por medio de las pruebas de Papanicolau, pero no hay pruebas para los hombres.

El VPH no puede curarse, pero hay una vacuna (Gardasil), que protege contra cuatro tipos de VPH que causan el 70% de los cánceres de cuello uterino y el 90% de las verrugas genitales. La vacuna se ha aprobado para el uso en niñas y mujeres entre los 9 y 26 años de edad.

Recomendación General
Cualquier persona que sea sexualmente activa y tiene síntomas como secreción o ardor al orinar, una úlcera extraña, o erupción cutánea en el área genital debe consultar a un médico inmediatamente. Una persona que ha sido tratada por alguna enfermedad de transmisión sexual debe notificar a todas las personas con quien tuvo relaciones sexuales recientes para que puedan recibir tratamiento médico. También es necesario evitar relaciones sexuales hasta que haya terminado el tratamiento.



Fuentes

  1. El embarazo de las adolescentes en México, Dr. Vicente Díaz Sánchez, Director General de Mexfam, Gaceta Médica de México, Vol. 139 Suplemento 1, Julio - Agosto 2003
  2. Material educativo en español sobre las enfermedades transmitidas por contacto sexual:
      Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
  3. The National Longitudinal Study of Adolescent Health


© Copyright  - Antonio Zamora

English